[google083ebf376563d5ac.html] Modelar en la Empresa - Modelling in Business con DBM: enero 2009

27/1/09

Mitos y Metáforas 2. El "Experimento" de los Monos los Plátanos la Escalera y el Chorro de Agua

¿Qué tendrán los monos que tanto nos encantan para protagonizar nuestras parábolas más absurdas?

Este cuento está de moda en algunos circulos de "management" y "coaching". He podido encontrar numerosas repeticiones del mismo texto tanto en inglés como en castellano. A veces el texto es una repetición de un modelo "standard" a veces el que lo cuenta hace alarde de dotes literarios al contar los pormenores del equipamiento o del sufrimiento de los simios. Una versión reza así:

"Un grupo de científicos encerró a cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos. Cuando uno de los monos subía la escalera para agarrar los plátanos los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que se quedaban en el suelo. Pasado algún tiempo, los monos aprendieron la relación entre la escalera y el agua, de modo que cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo molían a palos.

Después de haberse repetido varias veces la experiencia, ningún mono osaba subir la escalera, a pesar de la tentación de los plátanos. Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos por otro nuevo.

Lo primero que hizo el mono novato nada más ver los plátanos fue subir la escalera. Los otros, rápidamente, le bajaron y le pegaron antes de que saliera el agua fría sobre ellos. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo nunca más subió por la escalera.

Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo con el que entró en su lugar. El primer sustituido participó con especial entusiasmo en la paliza al nuevo. Un tercero fue cambiado, y se repitió el suceso. El cuarto, y finalmente el quinto de los monos originales fueron sustituidos también por otros nuevos.

Los científicos se quedaron con un grupo de cinco monos que, a pesar de no haber recibido nunca una ducha de agua fría, continuaban golpeando a aquél que intentaba llegar hasta los plátanos.



Si fuera posible preguntar a alguno de ellos por qué pegaban con tanto ímpetu al que subía a por los plátanos, con certeza ésta sería la respuesta: ¡No lo sé!. Aquí, las cosas siempre se han hecho así" 

Como metáfora de la manera en que algunas personas intentan explicar algunas organizaciones - ¿como funciona?

Varios monos (personas) están en una jaula (organización). Alguien (¿el mercado? ¿la vida? ¿Dios? ¿sus jefes?) ha colocado unos plátanos ("lo que quieren", "innovación", "ventaja competitiva", "éxito") encima de una escalera (unos pasos sencillos para alcanzarlo y visible para todos al mismo tiempo). Hay unos científicos (¿el que cuenta la historia? ¿el que la lea? ¿la vida misma? ¿Diós? ¿la mano negra? ¿los jefes?) - con cierta vena sádica - que han decidido hacer un experimento - sin hipotesis declarada a investigar - con los simios.

Un mono (persona con iniciativa) intenta subir la escalera y provoca un fuerte manquerazo de agua fría para los demás ( ¿se encuentran dificultades desmesuradas? ¿son sometidos al ejercicio caprichoso del poder? ¿su actividad produce dificultades para todo el mundo? ¿produce una situación de malestar general? (inexplicable sin la presencia distorsionante de los "científicos")

Los monos aprenden que subir la escalera (actuar con iniciativa) produce malestar general (agua fría) y pegan una paliza (¿no apoyan? ¿critican? curiosamente antropomórfa esta conducta) al mono "emprendedor" con especial saña en el caso de los "escarmentados". Se les va sustituyendo uno por uno a los monos y al final tenemos una jaula con cinco monos acobardados y reaccionarios (una cultura de empresa). ¡Aha!

Creo no estar solo al sospechar que nunca hubo tal experimento y si lo hubiera habido los monos se hubieran portado de forma bien diferente.

Lo que puede resultar interesante es verlo como metáfora de la propagación de cuentos y mitos. Verás, hice una búsqueda en Google con las palabras "experimento monos plátanos escalera chorro de agua" y el motor de búsqueda encontró 2.490 respuestas en 0,17 segundos. De estos por lo menos 100 eran repeticiones de la misma historia - esto en castellano, en inglés es bastante más exagerada la cosa.

Ahora la metáfora. Cinco (muchos o por lo menos los suficientes) monos (personas) se meten en una jaula (Internet). Encima de una escalera (esfuerzo y exploración) hay unos plátanos (información certera). Cuando un mono intenta subir recibe un chorro de agua fría (es difícil y cuesta, nadie le hace caso) chorro que los demás comparten (pone en evidencia que tampoco están haciendo gran cosa) así que rápidamente aprenden a dar una paliza (ignorarle, llamarle incomprensible) a cualquier mono que intente subir prefiriendo quedarse en el suelo con los otros monos.

Evidentemente esta versión como metáfora es muy mala - malísima - ni siquiera incluye el papel de los científicos. Evidentemente no es esto lo que quiere decir el cuento - o lo que "demuestra" el experimento.

Entonces ¿qué es?

Invito a otras (mientras no se hable de "cambio de paradigmas")

26/1/09

Mitos y Metáforas 1. La Falacia 7 38 55 o lo que no quiso decir Mehrabian

La Falacia Mehrabian (a.k.a. la Regla Mehrabian o la regla 7-38-55)

He tenido ocasión una vez más de encontrarme con este ya clásico mito.

Lo que llamo "La Falacia Mehrabian" viene del excelente trabajo de Albert Mehrabian, Profesor Eméritus de la UCLA en psicología. Es un psicólogo cuyo trabajo es riguroso y muy respetable y lo que digo aquí no tiene nada que ver ni con él ni con su trabajo, sino del (mal) uso que habitualmente se hace de él.

Lo que se suele leer es algo parecido a esto

"el psicólogo Albert Mehrabian (a veces se deletrea Mahrebian o Marabian y a veces ni siquiera se cita) realizó un estudio en que se descubrió que solo el 7% de lo que comunicamos lo hacemos con palabras. Del resto, un 38% es tono de voz y un 55 % gestos y "lenguaje corporal"" En algunas versiones viene un triángulo dividido en segmentos de 7, 38 y 55 por cien en otras no. En algunas se habla de 38% de "emocionalidad" y 55% "corporalidad" lo cual ya es rizar el rizo de absurdez.

Claro que  esas cifras 38 y 55 suenan como muy precisas - tiene que ser "científicas" - y distraen la atención de la necedad de la afirmación: "solo el 7% de lo que comunicamos lo hacemos con palabras". Es muy poco. Poquísimo si pensamos entonces en todo este tiempo y espacio y dinero desperdiciado en libros, tertulias, bibliotecas, periódicos por no decir nada del internet. Por no decir nada de todos los protocolos e instrucciones y comunicación precisa en situaciones de riesgo. Por no decir nada del "arte de la conversación". Es cierto que las palabras no son, ni mucho menos, lo único que empleamos para comunicarnos - pero ¿solo el 7%?

Lo que resulta fascinante es que Mehrabian nunca lo dijo. Ni eso ni nada por el estilo.

Si lees su trabajo está claro que no lo dijo. Incluso en su propia página web y en "wikipedia" (versión en inglés por lo menos) afirma categóricamente que no lo dijo y que la llamada regla 7 38 55 o "regla Mehrabian" no son conclusiones válidas - o siquiera lógicas - a partir de su trabajo.

Mehrabian hablaba de comunicación AFECTIVA (es decir comunicacion de sentimientos y afecto) - en gran parte lo que en DBM modelamos como "emisión" y "transmisión" más que "comunicación" propiamente dicho. No de hablaba de comunicación efectiva (es decir comunicación de efectos. También hacía referencia a casos de ambigüedad.

"E pur si muove". El no dijo ni tenía intención de decir lo que en numerosos lugares se le atribuye. Además él y otros han dicho claramente que la regla 7 38 55 tal como se intenta utilizar es un sin sentido. Y aún así el mito se propaga. Y se sigue propagando.

Lo que es curioso también es que nadie (por lo menos así lo creo) lo repite con malas intenciones - solo por la máspura ignorancia. También es curioso - y en cierto sentido "típico" - que la versión mítica pudo más - mucho más - que la original.

También es cierto si tomas la versión mítica como certera y actuaras en consecuencia probablemente prestarías muy poca atención a las palabras - una de las herramientas principales del ser humano - y mucho más a los gestos, el físico, los tonos.

Recuerdo el fuerte sentido de aburrimiento que a veces me embargaba de adolescente y de joven adulto en las discotecas - donde el propio ruido de fondo hacia imposible más que una atención muy somera a las palabras por otra parte soltadas a grito limpio para poderse abrir hueco entre los decibelios. Claro que entonces aumentaba la atención al físico, al "lenguaje corporal"...

Me acuerdo también de los tremendos errores que cometía - y que cometían las chicas conmigo -  normalmente descubiertos al día siguiente junto con la resaca.

Probablemente 7 38 55 sería más o menos una descripción de mi atención de adolescente, de caza, en ambientes discotequeros o incluso de cualquier persona de fiesta o de copas con amigos. Sin embargo no lo sería de, por ejemplo, un científico investigando, estudiante aprendiendo o adulto profesional con trabajo que hacer o situaciones dificiles que organizar. Ni tampoco, ya que estamos, para leer esta entrada de blog.
    

Vuelta al Blog

Después de una - demasiado - larga ausencia y aún con el hombro roto en una discusión con la nieve dura en Baqueira, estoy aquí de nuevo. Espero darle más consistencia al tema