[google083ebf376563d5ac.html] Modelar en la Empresa - Modelling in Business con DBM: Mitos y Metáforas 3: Las Cuatro Fases de la Competencia

16/11/09

Mitos y Metáforas 3: Las Cuatro Fases de la Competencia


Grandes Mitos
Las “cuatro fases de la competencia”.

Este es uno de los “modelos” que más se utilizan para describir el proceso de aprender habilidades es el famoso esquema de cuatro fases de competencia.

La idea es la siguiente - cito directamente de “wikipedia”.

1.Incompetencia inconsciente
La persona ni entiende no sabe como hacer algo, ni tampoco reconoce la carencia ni siente deseo de hacer nada al respecto.
2.Incompetencia consciente
Aunque la persona siga sin comprender ni saber como hacer algo, reconoce su carencia sin haber hecho nada al respecto todavía.
3.Competencia consciente
La persona comprende o sabe como hacer algo. Sin embargo demostrar la habilidad o conocimiento requiere mucha atención o concentración.
4.Competencia inconsciente
La persona ya tiene tanta práctica con la habilidad que llega a ser “natural” y puede ejecutarse fácilmente (con frecuencia sin una concentración demasiado profunda). Es posible que la persona sepa enseñárselo a otros segín dónde y cuándo lo haya aprendido.

Me imagino que te suena.

Parece que esta idea tiene sus orígenes en la cultura de formación empresarial humanista y pos-humanista de los EEUU a finales de los años 70. Algunas fuentes lo vinculan con un instituto específico - otros no. Claramente no es, ni mucho menos, una idea que viene de la PNL aunque algunos formadores en esta materia lo reivindican.

En la formulación original se plantea como una secuencia descriptiva de fases que ocurren pero que no es necesario seguirlas en ninguna secuencia específica.

Poco después aparece la presentación más común de matriz de cuatro cuadrantes con trazado circular indicando la progresión necesaria de incompetencia inconsciente -> incompetencia consciente -> competencia consciente -> competencia inconsciente.

Esta manera de presentar las ideas (la matriz de cuatro cuadrantes)goza de cierta popularidad entre los consultores. Aún así puede resultar algo cuestionable (como explico en otros lugares de este blog).

Pero lo que quiero comentar es otra cuestión. Este esquema se presenta como modelo que describe el proceso de adquisición de habilidades. Es más, en muchos lugares se utiliza como "ley" prescriptiva. Pero presenta una serie de dificultades una de las que describo a continuación.

Veamos. Es observable que las cuatro fases descritas ocurren en la vida. Es decir que todo el mundo (probablemente) podrá identificar momentos en su vida en que ha notado (en si mismo o, más común, en otros) las cuatro fases.

Supongamos que ers tenista aficionado. Posiblemente en este momento de tu desarrollo como tal, “entiendes y sabes como” hacer un “drive liftado” cuando antes, cuando eras principiante y veías jugar al tenis ni distinguías este golpe de otros muchos. Esto sería incompetencia inconsciente. "Ni sabías que no sabías".

Es más, posiblemente tienes la experiencia de que haber pasado por una “fase” de saber que existía ese golpe, de saber que no sabías hacerlo y se notar tu carencia. Esto ya es incompetencia consciente. "Sabías que no sabías".

Después siguío una fase de práctica dura e incomodidad (¡salías de tu “zona de confort”! esto ya es "competencia consciente" pero no es que "sepas que sabes" sino que eres penosamente consciente de los esfuerzos que haces para poder hacer de vez en cuando algo parecido a un drive liftado.

Pero continuas practicando - reza la historia - hasta llegar al punto en que “te sale” en los partidos de forma automática y sin tener que pensarlo (¿vuelves a la “zona de confort”?). Esto es competencia inconsciente. Supuestamente has llegado a la meta.

Pero el mero hecho de que ciertos fenómenos a veces ocurran - como acabo de describir - no quiere decir que tengan necesariamente que ocurrir siempre. Tampoco – y es aquí dónde empieza a ser más un mito que un modelo – quiere decir que se pueda describir todo el proceso y todos los procesos de aprender habilidades o competencias en estos términos.

En mi salón, por ejsmplo, hay muchas cosas:- muebles, plantas apartos eléctricos. Pero no todos los salones son así. Tomar cuatro cosas más o menos relacionadas y hacer de ellas un modelo sería, metafóricamente como si dijera “en mi salón hay algunos cd's, una funda para gafas, unas losetas en el suelo y varias plantas”. ¡Ajá! Entonces un salón es un lugar donde hay cd's (o para ser un poco menos específico y algo más “profundo” podría decir "artículos para divertirse"), fundas de gafas ("algo para contener los artilugios o los dispositivos"), losetas ("un lugar donde pisar"), y plantas ("vida").

Ahora podría empezar a formular un “modelo” de salón con estos cuatro elementos: fundamento – contención – diversión – vida (vaya ¡esto empieza a sonar hasta real!).

Hasta podría plantear una matriz con dos ejes: Por el eje “x” pondría “funcionalidad” y por la “y” “disfrute”. Entonces, veamos, el cuadrante inferior de la matriz sería “baja funacionalidad y bajo disfrute” hmmm...eso sería “fundamento”.

Si subims por el eje "y" - "disfrute" nos encontramos con el segundo cuadrante: baja funcionalidad alto disfrute - ¡claro! Eso es diversión. ¡Esto tira!

Ahora pasamos horizontalmente por el eje "x" de funcionalidad y encontramos el cuadrante "alta funcionalidad, bajo disfrute". Hmmm me quedan "contención" o "vida" como etiqueta para este cuadrante ¿cuál va a ser? – pués, vaya, es evidente que va a ser “contención”.

Y ahora completo mi modelo con el cuadrante "alta funcionalidad y alto disfrute" - ¡bingo! ¡Es “vida”!

Mi "modelo" de “salón” sería

1.Fundamentos. El salón tiene lo necesario – suelo, paredes, techo, pero aún le faltan aquellos elementos que permitan estar allí a gusto como familia.
2.Disfrute. Empezamos a introducir algunos elementos de disfrute en el salón. Aún no están bien organizados o contenidos para que haya más de una. Haremos en esta fase un uso limitado del salon.
3.Contención. El hecho de querer hacer más cosas en el salón nos obliga a organizarlos. Necesitamos los “fundamentos para la diversión continusa y sostenible”. Al hacerlo empezamos a extender y añadir más cosas nuestro salón empieza a cobrarcada vez más...
4.Vida. Ahora tenemos un salón con vida. Hemos llegado a la meta. Y se vuelve a comenzar el ciclo.

Es una caricatura por supuesto. Pero no dista mucho de como algunos "modelos" se construyen.

¿Qué es lo que falla? Está claro que todos los elementos están presentes en muchos salones (o la mayoría de experiencias de “salón” de la mayoría de la gente). Es más, las distinciones parecen encajar entre si. Es decir que tenemos evidencia de que, por lo menos a veces es así: En definitiva, podemos verificarlo. De forma similar las "cuatro fases" están presentes en muchas experiencias de aprendizaje.

Pero luego está la cuestión de “falsar”. ¿Es lo único que ocurre? ¿Siempre ocurren? ¿Hay ejemplos en los que no ocurren? ¿Hay más cosas? ¿Es la manera más relevante de describir los salones? ¿Es completa la descripción? Es decir “¿cuánto territorio hemos cubierto? ¿Qué huecos hay?”

Si volvemos a nuestro “modelo” de competencias. ¿Ocurren las cuatro fases? Si. ¿Necesariamente ocurren siempre? Evidentemente no. ¿Podemos encontrar ejemplos en que no ocurren? Evidentemente si. ¿Eso lo único que ocurre? Una vez más evidentemente no. ¿Es esto lo más relevante? Depende. ¿Es deseable que ocurran? También depende.

El mismo fenómeno ocurre muchas veces en los modelos que se crean en la empresa. Se identifican fenómenos colectivos (es decir fenómenos que, por ocurrir, ocurren y con cierta frecuencia), estos fenómenso se verifican (es decir que se busca y se encuentra evidencia de ello) – y luego se universalizan: “Esto es todo lo que ocurre”. “Esto es lo que siempre ocurre.”

Solo que no es así. Ni ocurren necesariamente ni es necesariamente deseable que ocurran. Por ejemplo es muy cuestionable que la finalidad de la formación (más allá de la formación en lo más rematadamente mecánico) sea crear “competencia inconsciente” (o sea “hábitos” o “automatismos”).

Diga lo que diga Stephen Covey (por ejemplo) al respecto, no es “hábito” lo que marca la diferencia entre las personas de mucho éxito y los demás - especialmente cuando se trata de funciones superiores. Habrá algo de ello presente pero la propia capacidad de organizar y desarrollarlos (es decir de gestionar) será necesaria también.

Y por cierto “Gestionar por hábitos” es irónica, pero obviamente una contradicción en términos.

2 comentarios:

estela dijo...

Hola Tim, encantada de pasear por aquí y encontrar tus reflexiones. Sorpresa darme de frente con el "famoso" Programa de Aprendizaje adjudicado a la PNL y utilizado para desarrollar competencias emocionales (recuerdo mucho a JCC hablando de ello).

Cierto es que hay veces que resulta efectivo para explicar determinadas competencias y darles un "aura" de ¡¡tú puedes!! aquí tienes la guía (tu ejemplo del tenis) pero que tuerta se nos queda la visión si nos ceñimos a ello. Es simplemente reduccionista y en parte, me marea, por el olor a psicología positiva. Cuantos ejemplos se me ocurren al respecto en la empresa pero sobre todo que ganas de pensar en el momento Incompetencia...¡¡reclamo mi derecho a ser incompetente en lo que me de la gana!!!!!!y además sentirme a gusto con ello. Uffff piensa sólo en los pilares de la tan traída y llevada "Gestión del Conocimiento"

Tim Ingarfield dijo...

Hola Estela

Muchas gracias por tus comentarios.

Efectivamente, las posibles relaciones mente consciente - mente inconsciente y mente biológica son fascinantes y muy complejas (afortunadamente). Mucho más complejas de lo que este mito permite cubrir. Lo que en su día (¡los años 70!) fue un intento honesto y útil de avanzar el conocimiento del aprendizaje y desarrollo se ha quedado en doctrina de cuestionable utilidad.

Cualquier modelo es mejor que ninguno como punto de partida (por lo menos si hay un proceso activo de modelar en marcha) pero ("se rumorea que" :-)) los "JCC" de este mundo deberían saber mejor que repetir los viejos mitos ante sus víctimas (en su mayoría profesionales presionados, atareados, agobiados e inseguros y por tanto fáciles de explotar)
a efectos de posicionarse.

Para otro mito repetido hasta la saciedad véase también la falacia 7 38 55 - o "mito Mehrabian" mencionado más abajo.

Da gusto tu espiritu contestatario y realista.

Un abrazo
Tim